Viajando con Cristina

Retiro de familias

Retiro de familias en Can Camps

Can Camps es una masía reformada situada en las afueras de Tortellà, Garrotxa. En un paraje natural hermoso. En esta masía se realizan diferentes actividades, entre ellas, las actividades sobre acompañamiento a la crianza que propone Esther.

Esther, lleva muchos años aprendiendo e indagando en formas alternativas de educar a los niños. Como madre de dos hijos, ella misma crió y acompañó su crecimiento. Sus hijos aprendieron a leer y escribir por ellos mismos. Y todo lo que han aprendido hasta hoy no fue gracias a una escuela, sino por la una virtud natural intrínseca del niño de la voluntad de aprender y descubrir por el mismo el mundo que le rodea.

Esther actualmente organiza unos encuentros semanales con familias para ayudar a los padres a acompañar a los niños poniendo límites con amor y acompañando las emociones de todos. Destapando todas las cargas que llevamos dentro y muchas veces las reflejamos con los niños. Liberando cargas emocionales y haciendo de los encuentros un momento lleno de harmonía y amor.

En el mes de Abril participe como voluntaria en unos de los retiros de 3 días que se organizan. Voy a explicar un poco las actividades y mis impresiones sobre el retiro.

El viernes las familias llegan por la mañana, se hace una pequeña actividad para conocernos todos entre todos y luego se hace un pequeño paseo por el bosque, con el “caminar consiente”, respirando, sintiendo cada paso, guardando silencio… Todo esto ayuda a recolectarnos con nosotros. El final del paseo es una encina, y bajo su sombra están preparados rincones de juego para los niños. Una zona con disfraces, otra con cuentos, plastilina y barro, juegos Montessori, material de construcción…

Durante la mañana los niños juegan mientras los padres están presentes pero tranquilos cerca de ellos, los padres no tienen ninguna tarea a hacer, así que tienen la posibilidad de estar presentes, poder observar, interactuar en algún momento dado pero siempre dejando al niño que juegue libremente. En momentos de conflicto, los padres siempre ponen el límite con amor y Esther esta en todo momento allí para acompañar, para aconsejar, para dejar expresar los miedos e inseguridades de cada padre…

A la hora de comer, cada familia trae algo de comer para compartir.

Y más tarde se realizan charlas pedagógicas para los padres. Aquí es un buen momento para comentar lo que ha pasado durante la mañana, en que situaciones nos hemos encontrado y como sería la mejor manera de actuar siempre contando con el mayor respeto por el niño. Este proyecto está muy inspirado en el tipo de pedagogía de desarrollo Rebeca Wild en Ecuador, donde el niño tiene una naturaleza intrínseca de crecer y aprender como cualquier semilla que crecerá por su naturaleza sin que nadie le diga que tiene que crecer, lo único que necesita es un ambiente adecuado para ello.

Por la noche la hora del cuento, con una luz tenue es un momento muy mágico para todos antes de dormir.

Por las mañanas, bien temprano hay meditación y clase de estiramientos. Después del desayuno una excursión al rio. Durante la caminata los niños cargan con su mochila, siempre con un poco de agua y alguna pieza de fruta o galleta por si tiene hambre que el mismo se pueda administrar y no tener que llamar la atención de los padres. Se recomienda a los padres no coger a los niños en brazos, sino que caminen. En este paseo, se ve claramente los niños que se encuentran conectados con el presente, como se conectan con la naturaleza, como juegan, etc. Y los niños que tienen emociones guardadas, como empiezan a quejarse por cualquier cosa por pequeña que sea, no quieren sentir su presente, intentan escapar de él. Durante todo el paseo se acompañan esas emociones a quien las necesite. Es un momento duro para muchos padres, sobre todo los que llevan poco tiempo acudiendo a los encuentros. Un comentario muy común entre ellos: ‘Yo también me acuerdo de mi primera excursión al rio!’. Pero ese momento tan duro hace sacar heridas de lo más profundo del alma, no solo en los más pequeños sino en los padres. Un momento de sanación y una oportunidad para ver que tenemos dentro, sacarlo, purificarnos, y volver a nuestro centro.

Al llegar al rio nos pudimos bañar todos, y luego hicimos un picnic maravilloso todos juntos.

Al regresar por la tarde de nuevo la hora de la charla pedagógica, oportunidad para hacer preguntas y un momento perfecto para comentar lo que ha pasado durante el día con una base pedagógica y con un grande recorrido de experiencia que tiene Esther en el acompañamiento a las familias.

Después de la cena, la hora del cuento. Y para esta noche como algo especial. Circulo de partos. Fue un momento muy especial, todas las mujeres que participaban en el retiro pudieron compartir sus experiencias de sus partos, algunos en el hospital, otros en casa, pero todos tan especiales y únicos. Además de las mujeres también hubo algún hombre que pudo contar sus experiencias vivida, algo que fue muy interesante. Con mi más grande agradecimiento a todas las mujeres que en aquel día abrieron su corazón para compartir tan bellas experiencias de dar vida al mundo. Gracias.

El retiro duró un día más… con más o menos las mismas dinámicas. Fue un fin de semana maravilloso, lleno de emociones, de vivencias intensas, de remover internamente, de aprender, de compartir, de estar en contacto con la naturaleza… Un fin muy especial.

Al final del retiro entre los adultos una ronda de valoración del retiro para valorar las cosas que se pueden mejorar para el próximo y dar valor a aquellas cosas que más nos agradaron.

Seguro que me dejo muchos detalles de esta jornada, pero espero que os hayáis podido llevar la esencia del retiro. Y si tenéis hijos, os recomiendo ir a los encuentros y a algún retiro.

Gracias a todos por hacer posible este retiro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *