Viajando con Cristina

La costa del Alt Emporda, Port de la Selva

Port de la Selva

Llegamos a Port de la selva cuando ya era de noche, la “tramontana”, el viento que sopla del norte, nos dio la bienvenida. Port de la selva es un pueblo de pescadores, situado en una bahía, lleno de casitas blancas con una iglesia en el medio del pueblo del cual su campanario sobresale por encima de todas las casas.

Lo más bonito de esta zona es perderse por la cosa y sus bellas calas. Durante 4 días nos recorrimos toda la costa. Hicimos el camino de ronda de Port de la Selva hacia Llança. Otro día todo el camino de ronda de Llança a Colera. Pasando por calas, playas, montañas, y por antiguos refugios de la guerra civil. Las casas de los pescadores… Y por el camino hay carteles donde explican antiguas técnicas de pesca a día de hoy ya poco utilizadas por la población local… Otra muestra más que la cultura ancestral está quedando en el olvido, o solo en los carteles y en los libros.

Eso me recuerdo a una exposición de fotos que hice sobre los pescadores de Mozambique, la cual he ido continuando por el mundo también con los indígenas Kunas de la región Kuna Yala de las islas de San Blas en Panama. Las antiguas técnicas de pesca, la paz interior de aquellos pescadores, la calma del mar y el sacrificio del mismo.

El última día por la zona costera del “Alt empordà” fuimos a Cadaqués un pequeño pueblo pesquero donde Dalí vivió y se inspiro durante años para sus cuadros y pinturas.

A pesar del frio de Enero y de la tramontana, no faltaron un par de baños en las aguas frías del norte de Catalunya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *