Viajando con Cristina

Hare Krishna

Mi primera experiencia en una comunidad Hare Krishna.

Cuando estaba de camino a esta comunidad, amigos y conocidos desde España me advertían, no! No vayas! Es una secta! Pero por mi inquietud empírica, siempre me gusta descubrir por mi misma las críticas y los comentarios y tener mi propio criterio de las cosas. Es muy fácil tragar información sin cuestionarte nada. Eso es lo que nos han enseñado a hacer siempre. Pero a mi me gusta descubrir las cosas por mi misma.

Las Eco-aldeas en general siempre son un buen lugar para hacer voluntariados, economizar el viaje, compartir y aprender. La eco-aldea Hare Krishna en la que yo estube, se llama Vrinda Bhumi, en en estado de Minas Gerais. Una aldea hecha toda con bio-construcción, con su propio huerto, perdida entre medio de las montañas, ni si quiera había transporte público. Un lugar increíble. Con un río cerca, con cascadas. Y las montañas estaban hechas de cuarzo así que la energía de aquel lugar era muy especial.

DSC_9804

Para mi sorpresa todo lo que yo encontré estaba muy lejos de cualquier sectarismo. Era algo incluso más allá de una religión, un modo de vida, un camino espiritual.

Habían cosas que al principio me resultaban muy nuevas. Como no cocinar con cebolla o con ajo, con lo buenísimo que esta. O no poder probar la comida, cocinar sin saber si le faltará sal o no. Por un lado era algo complicado pero cuando empiezas a entender la magia de todo eso, es algo lindo.

Lo que más me sorprendió fue el peso entre la acción y la palabra. Como muestran toda su religión y su forma de vivir en hechos, en acciones. No intentaron convencerme, ni si quiera explicarme nada sin antes yo tener la curiosidad de preguntar. No explicaré mucho, prefiero dejar en vuestras manos tener la curiosidad de ir a conocer.

La actividad allá era cada día algo diferente, organizar la comida, trabajar en el huerto, hacer un mosaico para el templo, ir a buscar naranjas a los árboles… Y entre todo ello, aprendimos de yoga, prana yama, instrumentos musicales, masajes terapéuticos…

Nos dieron unas charlas sobre activismo y espiritualidad muy interesantes, como a través de la espiritualidad se coge toda la fuerza suficiente para conseguir llegar a nuestras metas, y como realizar acciones para un mundo mejor.

Uno de los días, realizamos ayuno, los devotos hacían ayuno de comer, beber y dormir. Fue increíble ver el sacrificio que realizan y la fuerza de voluntad que tienen para cualquier cosa que se propongan. En ese día, aprovechamos que no se trabajaba para realizar un circulo de mujer. Es difícil definir que es un circulo de mujer, pero os dejo la ventana abierta para que investiguéis y experimentéis con vuestra propia piel.

Circulo de mujeres

También aprovechamos a que estábamos todas las mujeres juntas y vimos un pequeño vídeo sobre la menstruación y la importancia y el valor que tiene la luna en las mujeres. Entre los temas salió el tema de los tapones y sus efectos perjudiciales. ¿Sabíais que contienen un químico para hacernos sangrar más, y consumir más? ¿No es algo muy macabro? Cuando soy consciente de estas cosas siento un profundo asco por como la industria puede ultra pasar los valores humanos solo por beneficio económico. Será que, ¿quien inventó poner ese químico no tiene mujer, hermanas, hijas o una madre? Hay alternativas para ello, como las copas menstruales.

Os invito a conocer más sobre los Hare Krishnas, ir con el corazón abierto, no para convertiros en devotos, pero si para abrir la mente, y ver como hay otras formas de vida, otros modos de pensar y sobretodo de actuar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *