Viajando con Cristina

Casa Malaika

Casa Malaika, más que un simple alojamiento

En el año 2011 decidí irme a vivir a África, continente que siempre he amado.

Al principio me instalé en ‘Ilha de Mozambique’, una pequeña isla Patrimonio de la Humanidad; Que tiene tan solo 3km de largura. Compartí 4 años de mi vida con el pueblo makua.

Cuando tuve la oportunidad, compré una casa tradicional de barro y paja en la parte continental, en el barrio de Jembesse, unido a la isla de Mozambique por un puente de un solo carril de 3,5km.

Después de tantas visitas de amigos, viajeros, voluntarios y couchsurfers, decidí hacer de Casa Malaika un proyecto de Turismo Sostenible.

Así con tiempo y dedicación transformé Casa Malaika en mucho más que un hotel. La convertí en un lugar donde vivir una experiencia, donde aproximarse a la realidad africana y tener mayor contacto con la cultura y la comunidad local.

La construcción tradicional, con materiales locales, bambú, barro, conchas, hoja de palmera, etc. Pero no solo la arquitectura es lo que caracteriza a esta casa, es un todo. Quien vive Casa Malaika, vive como un africano más, en sintonía con nuestros vecinos. Durmiendo en ‘quitandas’ en las camas tradicionales hechas de madera y cuerda. Sin agua corriente, usando la ducha tradicional a cazos! Cocinando con carbón, y todo el mundo colaborando en las tareas de la casa; convirtiendo cada huésped en parte de una gran familia.