Viajando con Cristina

Adiós a Facebook

En los 21 días que pasé en la selva Colombiana, como guardiana de la Reserva del Bembé, tuve un contacto con la naturaleza y conmigo misma muy profunda.

Descubriendo la magia que habita en el mundo. En la ciudad a veces no somos conscientes de las pequeñas señales de la vida, no estamos atentos a escucharnos a nosotros mismos, no tenemos oídos para el silencio, no sentimos la eterna conexión entre nosotros y todo lo que nos rodea… como habla el viento, el crujir de las ramas, el encuentro con cada animal y con cada persona… El peso de la palabra y la acción se hizo para mi mucho más consciente.blog-selva-bembe

Empezamos a usar los cuencos tibetanos. Tardes enteras entre vibraciones y viajes. Haciéndonos más sensibles a cada vibración del universo, después de ello hasta el aleteo de un insecto es pura melodía. La vida esta llena de vibraciones que no percibimos concientemente, pero ahí están, afectando a n
uestro ser.

La naturaleza es abundante. La cuidamos y recolectamos sus frutos para alimentarnos. Nunca nos faltó comida.20160624_132915

Sin darme cuenta empecé en aquella selva un retiro espiritual improvisado. Tras las visitas de nuestro querido y inspirador amigo ‘El paisa’, sus conversaciones y uno de los libros de Carlos Castaneda que traía consigo, empecé a hacer un retroceso en el tiempo. Como cuando en el fin de nuestra vida nos morimos, antes de ello vemos la película de nuestra vida. Algo parecido. A veces olvidamos cosas de nuestra vida que nos han hecho elegir un camino o otro en la vida… Y empezamos a caminar sin saber porque, creando un ego de cemento muy difícil de romper.

Una noche tuve un sueño, era un sueño revelador, un sueño con una intensidad especial. El sueño tenia un mensaje claro. Una batalla contra mi ego. Debía borrar mi facebook para poder seguir el nuevo camino. Me desperté con la mente clara, no recordaba todos los detalles del sueño pero me levanté muy decidida. Ese mismo día borré mi cuenta de facebook para siempre:

Fui a la escuelita del pueblito que había cerca de la reserva, pedí al profesor poder usar internet y decidida borré mi cuenta.20160609_121117

Cuando Facebook juega contigo emocionalmente mostrándote los amigos que nunca más podrás hablar… por un momento, me hizo dudar… Pero segundos más tarde una canción de Serrat que adoro tocar en mi guitarrita me hizo confirmarme a mi misma y en mi mente escuche ‘Si de veras me buscas me encontraras’. Estas palabras fueron para mi cruciales… Así, me despedí:

‘Queridos amigos y amigas, os informo que voy a borrar mi perfil de facebook. Morir para renacer. Ser libre del Ego que nos encarcela en cada me gusta y cada post. El desgaste de energía, el vicio, el control. No es un Adiós, sigo viva, palpitando, esperando encontraros en el camino a los que la causalidad nos junte de nuevo’. Escrito Junio del 2016 en la selva del Chocó, Colombia.

Después de borrarlo me dije a mi misma, y ahora ¿que hago en Internet? ¿Que más hay para mirar? Nada más me retenía allá así que fui a la selva de nuevo a disfrutar de la vida real fuera de la pantalla del ordenador. Me sentí liberada.

Y ahora soy Libre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *